Hasta la vista… o no.

Louise y yo nos preguntamos si queda alguien por ahí…

Amo París, los croissants, el paté de foie y los crêpes. Puede que por eso sea tan típico en mí irme a la francesa…

Pero Louise me ha dicho que no. Que mal. Que la gente no se va sin despedirse.

Y aquí me tienes, escribiendo cuatro líneas para decirte que el viaje de este blog ha llegado a su fin.

Han sido 11 años con sus idas y sus venidas. A ratos, terapia, y a ratos, dejar salir mi creatividad. Temporadas de muchos libros, temporadas de muchas emociones y … Leer más

La ballena solitaria

En el año 1989, el Dr William Walkins de la Institución Oceanográfica Woods Hole registró el canto de una ballena algo peculiar. Mientras que el rango de sonido de este animal oscila entre los 15 y los 25 hz, la frecuencia detectada se situaba en los 52 hz.

52 hz es uno de los tonos más bajos que puede emitir una tuba. Imperceptible para el oído humano y, a la vez, extremadamente elevado para las ballenas. Tanto, que ninguna de ellas lo puede escuchar.

La ballena 52 o “whalien 52” cantaba y cantaba. Y, aunque su voz es capaz de … Leer más

Palabras

El otoño me nubla el alma.

Pensaba que era una cuestión de edad. Que a medida que se presentaran las canas, también llegaría mi amor hacia esta estación. Pero no. 

Soy una romántica de manual. Amo cada trazo pintado en la naturaleza; y los naranjas, los amarillos, los ocres, los marrones y los tostados nunca encontrarán competidor. Por no hablar de la maravilla de tonalidades que colorean los cielos cada vez que el sol nos da la bienvenida o se despide durante los días de noviembre. Pero ni así.

Yo, la reina de las listas, intento convencerme de que “qué … Leer más

Encontrar tierra fértil

Últimamente, la relación con mi potus está siendo complicada. Se ve que en todos estos años no he llegado a empatizar lo suficiente como para detectar qué le pasa. 

Y claro, él no habla.

De unos días para acá, tiene las hojas mustias y poco a poco algunas empiezan a amarillear.

Si le pregunto a Google me da dos resultados antagónicos con el mismo problema matriz: el agua. Una de dos, o no ve gota o lo estoy ahogando. 

Como siempre he sido más de dar que de tomar, entiendo que lo estoy matando por exceso. No sería la primera. … Leer más