De caídas y asanas invertidas

De las primeras cosas que te enseñan al empezar con las asanas invertidas en yoga es a caer bien. Supongo que en otros deportes también.
Tenemos claro que si por una remota casualidad nos aguantamos las primeras veces será pura suerte. Coincidencias. Regalos de la vida en forma de aliento. De motivación. Pero lo más probable es que a ese handstand le precedan infinidad de caídas.

En la vida no va así. Vivimos cada primera caída como una gran derrota. Un error garrafal que nos desmotiva a seguir. Nunca nos enseñaron a caer y nos damos los golpes mal. Y como duelen, desistimos. Por miedo.

Hace un par de días me pasaron este trocito de un libro de Jo Nesbo:
«- En la vida debemos aprender a saber perder
– ¿Y qué es saber perder?
– Atreverse a volver a perder»

Y sí, hace falta coraje para volverse a levantar. Pero, aunque duela, aprendemos con cada caída.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.