Tengo ganas de París

Paris

Érase una vez un tío muy alfa y una servidora tenían una especie de relación, aunque la comunicación no era su fuerte (como en todos los casos en los que las “especie de relaciones” no llegan a nada). El señor Alfa tenía la costumbre de publicar en Twitter mensajes en código o canciones concretas de manera más o menos habitual. Servidora tenía la costumbre de interpretarlo todo en base a su especie de relación. Nada hay más vanidoso que creer que están hablando de uno, pero es que a veces coincide todo tanto que pondrías la mano en el fuego … Leer más

Mi querida Barcelona

Flying

Me gusta viajar. No se si es por cambiar un poco de rutina o por los desayunos en los hoteles. No hay muchas cosas que me gusten tanto como un desayuno de hotel.
Os podría decir que me gusta viajar para descubrir diferentes culturas, pero mentiría. Para descubrir diferentes culturas hace falta irte muy lejos o simplemente cruzar la esquina e, incluso así, me gusta viajar.
Os podría decir que me gusta viajar para descubrir sitios nuevos pero volvería a mentir, me pasaría la vida hiendo a París o Nueva York.

Me gusta viajar. Me gusta desplazarme. Me … Leer más

Pinterest existe

Santa Barbara

Tengo fama de ser una adicta a Instagram. Siempre estoy con el móvil en la mano haciendo mil fotos de todo, a la mínima que puedo estoy consultando el feed (de eso estoy desintoxicándome poco a poco), cuando pierdo el tren aprovecho para editar imágenes… Pero si queréis que os confiese algo, lo que de verdad me engancha es Pinterest. Yo a Pinterest sé cuando entro pero no cuando voy a terminar saliendo. Puedo estar horas entre pasteles, objetos decorativos que enamoran, fiestas que nunca te querrías perder, combinando taconazos con maxi abrigos…

Siempre he pensado que Pinterest era … Leer más

Make it count

No soy muy de frases bonitas estilo Mr Wonderful en las que te pintan la vida de color de rosa porque a veces es gris, o verde, o azul. Los días son como son, algunos aburridos, a veces malos y pocas veces muy malos. A lo mejor hay días que no saldrías de la cama. Conozco a una persona que se metía en la cama a las ocho de la tarde cuando el día le iba tan mal que creía que no lo podía remontar.
Cuando uno de esos días te encuentras con una “frase bonita” piensas si ya… eso…Leer más