• Cozy Places

    Pinterest existe

    Tengo fama de ser una adicta a Instagram. Siempre estoy con el móvil en la mano haciendo mil fotos de todo, a la mínima que puedo estoy consultando el feed (de eso estoy desintoxicándome poco a poco), cuando pierdo el tren aprovecho para editar imágenes… Pero si queréis que os confiese algo, lo que de verdad me engancha es Pinterest. Yo a Pinterest sé cuando entro pero no cuando voy a terminar saliendo. Puedo estar horas entre pasteles, objetos decorativos que enamoran, fiestas que nunca te querrías perder, combinando taconazos con maxi abrigos… Siempre he pensado que Pinterest era una mezcla entre Alícia en el País de las Maravillas y…

  • Cozy Places

    Make it count

    No soy muy de frases bonitas estilo Mr Wonderful en las que te pintan la vida de color de rosa porque a veces es gris, o verde, o azul. Los días son como son, algunos aburridos, a veces malos y pocas veces muy malos. A lo mejor hay días que no saldrías de la cama. Conozco a una persona que se metía en la cama a las ocho de la tarde cuando el día le iba tan mal que creía que no lo podía remontar. Cuando uno de esos días te encuentras con una “frase bonita” piensas si ya… eso… (que sería la alternativa pacífica a estampar la taza contra…

  • Cozy Places

    El Amor no entiende de lógica ni de razón.

      Hoy os voy a confesar un secreto a voces: contra todo pronóstico soy muy fan de Starbucks. Digo contra todo pronóstico porque no soy muy amante del café, tengo cierta intolerancia a la lactosa y la repostería casera no se me da nada mal. Sé que una persona cafetera preferirá otro café, sé que sus cookies seguramente llevarán más azucar que las que hago en mi casa, y que los croissants puede que valgan más que los de la panadería que tienen al lado, pero me da igual. Me gusta ir a Starbucks. No busquéis la lógica, no tiene. Yo no encuentro un Starbucks, yo lo busco. Y si…

  • Cozy Places

    Cuando menos te lo esperas

    mammoth lakes, USA, lago, california Hace algunos días salí a correr por placer, sin entreno. Es una de mis maneras más eficaces para desconectar de todo y centrarme en el aquí y el ahora. El verde de los prados, la brisa en la cara, el sol acariciándote la piel, sentir tu cuerpo, que te cansas… en definitiva que estás vivo. Y como el placer pide más placer se me metió en la cabeza comer unos calamares a la romana en una terracita cerca de la playa. Lo malo de las expectativas es que cuanto más elevadas son más cuesta de satisfacerlas y más te decepcionas. Pocas veces esperas mucho y…