• Thoughts

    Recuerdos en cuarentena

    Después de unos días sin verlo, hoy nos hemos vuelto a cruzar. En la vida hay personas que te marcan. Yo recuerdo con especial cariño las que me enseñan. El señor del que aprendí a ir en bici hace años que murió. Durante esta cuarentena me he encontrado varias veces al que me enseñó a hacer pompas con el chicle. De pequeña, cuando iba al trabajo de mi madre, él era de mis preferidos. Al entrar me dirigía directa a su almacén mientras escuchaba de lejos los gritos de mi madre “no molestes a López”. Solo llegar ya me tenía preparados 5 duros y me mandaba a comprar bang-bang sabor…

  • Thoughts

    Falta de empatía

    En clase, la mayoría de alumnos teníamos un sentimiento entre respeto excesivo y miedo hacia nuestro profesor de ciencias sociales. Los pocos que sentían cierto agrado seguramente era por su parecido razonable con el actor Tom Selleck. Es imposible que Magnum caiga mal a nadie. De sus clases, de su trato, lo peor era el día de la entrega de exámenes. Seguía siempre un ritual de entrega por llamamiento, ordenado por nota, de menos a más (ríete tú de la LOPD). No hacía falta ni levantarte de tu mesa para conocer las notas de TODOS tus compañeros.Lo peor de todo era que, el examen con la nota más baja, doblado…

  • Thoughts

    De libros y recuerdos…

    Semana arriba, semana abajo, ahora hace cuatro años que me volví loca buscando una primera edición (o reliquia similar) de “Notre Dame de París”, de Víctor Hugo, para regalar a la persona que estaba indagando, sin mucha gracia, sobre la mejor manera de terminar nuestra relación. Digo “sin mucha gracia” porque al final terminé encontrándola yo. La manera, no el libro. El libro por suerte ni apareció. Gracias, destino. Nunca lo confesé, creo que por ridiculez. Y me gusta pensar que él era un gran actor, aunque no. Este es un precioso ejemplo de cómo de lejos estaba yo de aquel presente. Paseando por Barcelona he encontrado las paradas de…

  • Thoughts

    Reflexiones en el mar

    Una de las meditaciones que más me gusta es hacer el “muerto” en el agua. Me relaja, me conecta y me ancla en el ahora. Al principio cuesta soltar el control: ¿Chocaré con las señoras de al lado? ¿Me comeré esa piedra? ¿Me habré movido mucho? ¿Me robarán el móvil y yo aquí tan tranquila? Pero poco a poco te vas relajando y ya todo eso da igual. Cierras los ojos y notas como las olas te mecen suavemente mientras los rayos del sol acarician tu piel. Escuchas los ruidos de los niños jugando en la playa, pero a lo lejos, como si estuvieras metida dentro de una burbuja. Si…

  • Thoughts

    Rompiendo olas

    Aquellos veranos en los que las pelotas de Nivea llenaban todas las playas del Mediterráneo recuerdo pasarme las tardes jugando con mi hermana y mis primos a saltar las olas. Normalmente por la tarde el agua estaba bastante movida y había más personas durmiendo la siesta en la arena que nadando en el mar. Conociendo a mi padre, si yo tenía permiso para meterme en el agua es que las olas, grandes, grandes, no eran. Pero nunca he destacado por mi gran altura o sea que para mí aquello medía metros. De esas tardes, lo que me gustaba era tener la playa casi para nosotros y jugar todos juntos. Pero…