Cuando las cosas no son lo que parecen

Ligar es un arte. El arte de la seducción.
Hay hombres que lo podrían considerar su profesión.

Ligar es un arte. El arte de la seducción.
Hay mujeres que saben exactamente que hacer o decir, o más bien que no hacer y no decir, para mantener la intriga.

Ligar es como jugar al ajedrez. Movimientos estudiados con un propósito claro, derrocar al oponente. Cuanto más sepas menos movimientos necesitarás para vencer a tu rival. Puedes ir de frente utilizando un peón, o rizar el rizo con la reina (en mi opinión es cuando se disfruta más). Y dependiendo de tu sabiduría y la del contrincante puede llegar a parecer un hermoso baile de piezas.

Stockholm es una película dirigida por Rodrigo Sorogoyen (mejor director en el Festival de Málaga y nominado a los Goya en la categoría de mejor director novel), e interpretada por Javier Pereira (Goya al mejor actor revelación) y Aura Garrido (mejor actriz en el Festival de Málaga). Una de las primeras películas españolas financiadas con crowdfunding.
Es una película de amor y casi de terror psicológico. Es ese baile de ajedrez. Es el si-no si-no,  el tira y afloja donde caballos, torres y rey hacen lo debido para conseguir un objetivo: llevarse a la reina a la cama. Y como todos sabemos que el hombre quiere la primera vez y la mujer quiere las diez mil que vienen después, al despertar llegará el turno de la reina, que se verá obligada a desplegar su tropa de peones y alfiles para mantener al rey en la cama. Y en esta historia lo claro se oscurece y lo oscuro se aclara, como el ying y el yang, y la guerra cada vez se tensa más.

Soy una persona bastante racional y los juegos de estrategia siempre me han apasionado, pero en el amor siempre he preferido terminar en tablas.

stockholm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *