De recuerdos y collares

«A veces es mejor olvidar algunas cosas. Olvidar es importante. Lo hacemos a propósito para descansar un poco. ¿Me oyes? Tenemos que olvidar, o nunca podríamos dormir».

Otoño, Ali Smith.

En una época que viví como un gran drama me dediqué a recolectar recuerdos de momentos, palabras, pequeñas acciones, detalles, sutilezas, mentiras, silencios… Buenos y malos, no importaba.
Los malos afianzaban la injusticia, el mal trato recibido.
Con los buenos podía jugar más. A veces, al recordarlos me llevaban a la tristeza del «nunca más será». Otras, me inundaban en una ira provocada por lo que yo creía estafa.
De todos ellos me hice un collar para llevarlo siempre encima. Para que pesara. Para que, a veces, me asfixiara. Vivir desde el victimismo. Un gran dramón, ya ves.

Cenando con un amigo, hace algunos meses ya, me recordó algunos trocitos de ese collar. Prometo que escuché otra vida y me sorprendió que alguien que no lo vivió cargara con tal baratija. No me acordaba de nada. De verdad.

Aceptar. Perdonar. Dejar ir. Puertas hacia el olvido que te permitirán dormir. Un sueño plácido y profundo. 🌙

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.