playa, bici
Thoughts

De todo se aprende

Todos sabemos que el deporte es bueno para la salud y para la mente. Siempre se habla de los beneficios del deporte en equipo, porque a parte de todo lo bueno que te aporta practicar una actividad física, te enseña valores como la solidaridad, el compañerismo, el trabajo en equipo…
Pero practicando deporte individual también puedes aprender, sobretodo si lo haces a conciencia y te fijas en tu entorno.

De vez en cuando va bien hacer alguna locura para salir de la rutina, siempre he creído que ejercita la creatividad. Mi locura de este fin de semana ha sido ir en bici hasta Barcelona (60km en total) sabiendo que hacía dos meses que no me subía a ninguna (ni la de spinning). El running me quita demasiado tiempo.

Esta locura la compartí con mi hermana y aquí va todo lo que aprendimos en 4 horas de sol, de subidas, de bajadas y de comerme algunos mosquitos.

1. Las decisiones no siempre son importantes. Llegó un momento en que podíamos continuar por el lado derecho del río o cruzarlo por un puente. Al no conocer el camino preguntamos a unos señores que también iban a Barcelona y cruzamos el puente con ellos. Al cabo de 2km el camino te llevaba a cruzar otra vez el río.
A veces damos demasiada importancia a decisiones que puede que no la tengan. A veces tanto A como B te llevan al mismo sitio. Relativiza, hay cosas importantes y cosas que no lo son.

2. Puede que las situaciones sean parecidas, pero nunca serán las mismas. El mismo camino que te lleva a Barcelona es diferente al que te lleva de vuelta. La perspectiva cambia, unas veces sube y otras baja. Y tu no eres la misma persona, no estás igual a las 9 y descansado que a las 12 y con 30Km encima. Y las circunstancias tampoco son las mismas, el sol del mediodía pica más.
No te fíes al 100% de las situaciones que crees conocer porque ya las has vivido antes, porque tu yo del presente es diferente a tu yo del pasado. Puede que lo fácil ahora no lo sea o a la inversa.

3. Para decir según qué más vale callarse, es cierto, pero si no sabes, pregunta. Y cuando sepas, comparte. En los tramos de carretera no hubiésemos llegado sin preguntar porque tienes que cruzar polígonos y poblaciones mal señalizadas.
Que te dé más rabia no saber, que vergüenza preguntar. La vida te será más fácil.

4. El camino no es que sea feo, que lo es, es que a parte huele mal. Hay tramos con paseo, lleno de mosquitos, que da a huertos y a una parte de río muy fea (y eso que ese río no tiene partes bonitas, pero como esa, mejores). Pues allí había gente vestida de domingo y paseando.
Hay un dicho popular que dice que es mejor malo conocido que bueno por conocer. Lo deberíamos de eliminar. ¿Cómo te vas a perder cosas buenas para pasear al lado de un río que apesta? Es mejor conocer cosas nuevas, si son malas nada, y si son buenas te las apuntas para repetir. Pero pasear al lado de un río que apesta un domingo, no.

5. No hace falta soñar algo para hacerlo. Si se tiene que hacer se hace, y si no hay alternativa también. El cuerpo siempre te aguantará más que la mente y la mente es muy poderosa. No dejes que entre el NO. Si vas de lista y llegas a Barcelona luego tienes que volver. No te planteas quedarte a la mitad porque no es una opción. Si no puedes más, descansas 5 minutos, pero lo terminas porque no hacerlo no se presenta como alternativa.

6. Dalo todo en todo lo que hagas, pero guárdate siempre un par de piñones por si acaso. Nunca sabes cuando los vas a necesitar. La vida a veces puede llegar a hacer mucha subida.

7. Llegar y que te esperen con el plato en la mesa es un lujo.

PD. En el paseo del Besós hay una frase para pensar ” Vivir es probarlo muchas veces”

riu ripoll

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *