Other Stories

La vida…

Torre Agbar

Estos años he aprendido que nada es para siempre.
Que las cosas no son blanco o negro.
Que las ganas no lo pueden todo pero te dan un buen empujón.
Que aprendes más cuando te cuestionas las cosas.
Que el sacrificio no siempre tiene su recompensa.
Que amar puede doler, pero te hace sentir vivo.
Que no se puede dar nada por sentado.
Que la gente a veces te sorprende, para bien y para mal.
Que darle la vuelta a un mal día es principalmente cuestión de actitud.
Que perdonar y que te perdonen es uno de los mejores sentimientos.
Pero, sobre todo, que vivirás más intensamente si sales del camino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *