Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enriquez

¿Cuántas veces has escuchado la historia de la niña de la curva?

¿Y la de aquel chico que sale de fiesta, conoce a alguien con quien se va a un hotel para despertarse al día siguiente, metido en la bañera y sin un riñón?

Más allá de fantasmas y vampiros, si algo puede dar terror de verdad es esa posibilidad. ¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana? ¿Y mi mente?

¿Me podría pasar a mí? ¿Irme de fiesta y despertarme sin un riñón?

Por lo pronto ya puedo terminar en el hospital por culpa de un pinchazo…

Mariana Enriquez juega con ese limbo de posibilidades, dejando la puerta abierta al lector. Y allí radica el miedo de cada relato. “¿Cómo voy a terminar esto para poder dormir?”

Aquí hay terror, pero está lleno de capas: patriarcado, salud mental, invisibilidad de la pobreza, exclusión social, desapariciones.

Todo ello, contado siempre en voz de mujer; porque también hay feminismo entre sus páginas.

Esta ha sido una buena primera incursión al mundo “Mariana Enriquez”, para atreverme más pronto que tarde con “Nuestra parte de noche.”

Mis relatos favoritos son “El chico sucio”, “El patio del vecino”, “Tela de araña” y “Las cosas que perdimos en el fuego”.

Si de pequeño disfrutabas de las noches de acampada en el bosque, contando historias de terror con la barbilla apoyada en la linterna, este libro es para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.