Thoughts

Maneras de amar

Nunca me he sentido tan colmada de sorpresas, de detalles, de regalos, como en esa época. Con él. Una cree que es lo normal, la ilusión del principio que después baja como el soufflé. Pero no. La consistencia se mantenía en el tiempo. 

Y qué bonito que piensen en ti, que se acuerden de ese libro concreto del que hablaste una sola vez, que te llenen de flores y busquen provocar siempre una sonrisa porque sí. 

Pero la vida va y viene, y no se detiene, qué se yoooo (perdón, sigo). En las maduras esto es ideal, pero en las duras, no. En una mala época laboral, al terminar días horrorosos me encontraba una casa vacía con un post-it y mi postre favorito. Y cuando, estando con alguna amiga, la queja se me escapaba por la boca, me decían: “al menos tienes el postre”. Y yo no entendía como un postre, aunque fuera mi favorito, podía llenar tal necesidad de compañía en un mal momento.

Hace algunos días leí que cada uno de nosotros da y recibe amor de una determinada manera. Que ese dar y recibir a veces coinciden, y a veces no. Puede ser que te llenes siempre la boca de te quieros y de muestras de amor en redes sociales pero no te sientas amado si no recibes tiempo de calidad. Y no vamos a juzgar el dar y el recibir de nadie porque no es mental; no podemos elegir qué nos hace sentir amados. Simplemente es.

Pero lo que sí es esencial es una buena comunicación, porque si no sabemos qué necesita el otro para sentirse amado, por mucho que demos, no lo va a percibir. No hablamos un mismo idioma.

Crecí con la idea de que las cosas no se (te) deben pedir. Que tienen que salir de dentro. Una debe saber cómo actuar para aportar, leer entre líneas lo que el otro necesita. Y cuando eres una persona empática solo requiere práctica. Es cuestión de fijarse un poco más. Pero cuando el otro no es empático, esa falta de comunicación necesaria provoca altas dosis de frustración. 

Y llegar a comprender que no es que no te amen, es que te lo demuestran diferente a lo que necesitas, es todo un viaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *