SUKKWAN ISLAND (David Wann)

De pequeña pensaba que a veces vivimos ciertas situaciones o experiencias que te hacen cambiar la manera de ver la vida. Algo te hace clic en la cabeza y, a partir de aquel momento, te planteas las cosas de forma diferente.
En seguida vi que esto no se aplica siempre en las malas experiencas. Una muerte cercana, un accidente, una enfermedad, una ruina… Estar mal te puede abrir los ojos algún tiempo y valorar otras cosas, o comer más sano después de un infarto; pero la mente humana es caprichosa y, con el paso del tiempo, solo recuerda lo que le apetece. Sino ¿de qué tendríamos el dicho de que el ser humano tropieza siempre con la misma piedra”?

Pero sí creía que se aplicaba en el caso de ser padre. No soy madre y no puedo describir en absoluto ese sentimiento, y puede que padres y madres que me lean ahora encuentren mi idea la cosa más infundada del mundo, que lo es. Pero siempre he pensado que traer un ser vivo en este mundo que va a depender de tí te hace madurar y te modifica la escala … Leer más

Aquellas cosas dichas y por decir…

 

Me gusta rodearme de personas creativas, las que le dan vueltas a las cosas, las que buscan soluciones, las que inventan, las valientes, las que comparten, las que te hacen pensar. Y disfruto mucho conversando con ellas.
El otro día un compañero me contó su nuevo proyecto de startup que (supongo que) pronto saldrá al mercado.

Parc de la Ciutadella

Es el ABC de los negocios que un producto o servicio tiene que cubrir una necesidad. (Ya se encarga el Marketing de crearnos esa necesidad). Lo que pretende satisfacer este proyecto en cuestión es “la necesidad de expresar sentimientos y emociones” y lo hará a través de una aplicación para el móvil. Y dirás… “pero esto se puede hacer con cualquier aplicación de mensajería…”. Si y no. Te explico:

Cuando este compañero fue padre se encontró con la necesidad de decirle a su hija todo lo que estaba sintiendo en ese momento. Ilusión, miedo, un amor incondicional… De ahí le salió la idea de crear una app que fuera una especie de diario donde le contaba a su hija sentimientos y vivencias compartidas (palabras, imágenes, vídeos) para que no se quedaran … Leer más

Malos consejos

Hace poco di uno de los peores consejos que se pueden dar: aquellos que no se piden. Creo que hay una frase inspiracional/motivacional que habla sobre este tema; pero por lo que vi, ni sé quien la dijo ni la recuerdo muy bien.

Allí estaba yo, en medio de una agradable comida, cuando, después de un comentario que me sorprendió un poco, me calcé las botas de Robin Hood y decidí (en un maldito momento) que tenía que ir al rescate del más débil que, dicho sea de paso, era la otra parte.

Puede que sea porque soy muy mía y nunca me ha gustado que me digan lo que tengo que hacer, pero me pone nerviosa las personas que quieren condicionar actos de los demás por miedos propios. Cuando te relacionas con personas buenas lo normal es que hagan buenos actos, y que los intentemos evitar porque empiezan a salir nuestros fantasmas y nuestros demonios me parece incongruente. Sé que es difícil confiar cuando llegas con un corazón lleno de moratones, pero me entristece que queramos evitar que la otra persona actúe de la manera que lo haría como … Leer más

El maldito efecto mariposa

nonamirona

El Efecto Mariposa, la Caja de Pandora, la Teoría del Caos, el efecto bola de nieve… son conceptos que siempre me han asustado y maravillado a partes iguales. ¿Cómo puede ser que algo pequeño (incluso a veces minúsculo) pueda llegar a producir tal caos?

Me asusta porque me siento cómoda teniendo las cosas controladas. Tengo mis desórdenes muy ordenados; estudio actos con sus posibles efectos, contemplo todas las variables, analizo situaciones con  resultados… y todo eso, a mi ritmo.
Y me maravilla supongo que por lo mismo. Al perder el control de la situación tienes que pensar y actuar a la vez, y el chute de adrenalina te hace sentir algo diferente. Por estadística, la mitad de las veces va a terminar mal, pero incluso así, puedes sentirte orgulloso de una buena reacción. Puede que a veces fueran cosas que ya tenían que pasar, solo que se han adelantado.

Lo que ya no me gusta tanto es cuando el inicio de tal erupción de efectos y consecuencias no viene de los actos de uno mismo. Acepto inventos, descuidos, cagadas e actos inconscientes siempre que salgan de mí. Bueno, creo que … Leer más

Esas pequeñas cosas…

terraza secreta

Y, todavía no sé cómo, dejé de ser un poco yo. Me di cuenta así, sin más, en el mismo momento que salía por mi boca “ya no me gustan tanto las cosas bonitas”.

A ver, entendedme. Las cosas bonitas me gustan mucho, de siempre. Soy carne de cañón de los cada vez más famosos concept store, soy target declarada de esos objetos que tienden a ser más bonitos que útiles y algunos de vosotros mejor que no sepáis lo que he llegado a pagar por una vela perfumada.
Con esta pequeña descripción no costará adivinar que lleve tiempo confeccionando un listado de todos los locales gastronómicos (que cutre llamarles bar) a los que se debería ir como mínimo una vez en la vida sí o sí. Y no estoy hablando de esos con productos típicos, con comida de diez o de estrella Michelín… en definitiva, a los que SÍ se debería ir. Hablo de los que tienen bicis colgadas en paredes de obra vista, con mesas  para compartir larguísimas de madera, sillas de hierro pintadas de colores y productos healthy, orgánicos, green y demás. Esos mismos en los … Leer más