Pinterest existe

Santa Barbara

Tengo fama de ser una adicta a Instagram. Siempre estoy con el móvil en la mano haciendo mil fotos de todo, a la mínima que puedo estoy consultando el feed (de eso estoy desintoxicándome poco a poco), cuando pierdo el tren aprovecho para editar imágenes… Pero si queréis que os confiese algo, lo que de verdad me engancha es Pinterest. Yo a Pinterest sé cuando entro pero no cuando voy a terminar saliendo. Puedo estar horas entre pasteles, objetos decorativos que enamoran, fiestas que nunca te querrías perder, combinando taconazos con maxi abrigos…

Siempre he pensado que Pinterest era una mezcla entre Alícia en el País de las Maravillas y Disney. Allí todo es irreal y perfecto. Solo con mirar una taza de café ya te llega su aroma. Es un mundo donde solo hay cosas infinitamente bonitas y frases de las que te hacen pensar que la vida es muy fácil. ¿Y para qué sirve? Pues no sé… de inspiración… para soñar

Yo tengo diferentes pizarras…

A ver, para quien todavía no sepa de lo que estoy hablando… Pinterest para Dummies:

1. No entréis. Todavía estáis a tiempo de salvaros del vicio.

2. Las pizarras son como tableros donde pones los pins (que no dejan de ser imágenes). Hacer esta acción es pinnear (vaya, el guardar y organizar de toda la vida).

3. Puedes tener los tableros que quieras, de la temática que desees e ir guardando pins. ¿Para qué? Pues no se… hay gente que se pasa el día jugando al Candy Crush y yo no me meto…

Pues eso, que tengo pizarras de todo tipo. Tengo la de tattoos para buscar inspiración. Uno de los míos salió de allí y ya estoy pinneando para escoger el próximo (mamá, luego te lo explico bien…). Tengo pizarras de bicis, casi todas fixies, aún sabiendo que: 1) no sé ir en fixie y 2) donde vivo poco uso le daría (y creo que ya se me ha pasado el arroz para irme de Erasmus a Amsterdam). Tengo la foodie (las fotografías de comida son mi perdición), la de joyas, de decoración del hogar, en fin… tengo mil.

Hoy tengo una buena noticia que daros. Pinterest existe y se llama Santa Bárbara. Si, California nos cae demasiado lejos para ir una vez al mes, pero una vez en la vida se debe ir.
Los cafés en Santa Bárbara son imágenes de Pinterest en 3D y con sabor. Da incluso pena comerte un brunch para no destrozar la armonía del plato. Hay una avenida llena de tiendecitas con todos los objetos cursis y frases ñoñas que pinneamos continuamente, el océano no puede ser más azul ni las gaviotas más grandes y, como guinda del pastel, está llena de fixies.

brunch

California

Cursiladas

 

Y yo me pregunto ¿Si algo tan irreal como Pínterest puede llegar a existir, cabe la posibilidad de que Instagram sea de verdad? ¿Nuestras puestas de Sol no tienen nada que envidiar a la mismísima Aurora Boreal? ¿Realmente nos duele la cara de ser tan guapos incluso recién levantados?

No sé yo, eh…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *