Amores tóxicos I

Coticé media vida laboral en una sucursal bancaria. Entré en el atisbo de su época dorada y  renuncié junto al derrumbe de sus estructuras. Un ciclo entero.

No te engañaré si te digo que me ha costado años procesar lo vivido. Estaba envuelta en gris y me sentía mal. Pero como pasa a menudo, la distancia que acompaña al tiempo ayuda a separar el grano de la paja. Al mirar atrás, ahora sonrío más veces.

Lo mejor de aquella época eran las personas que llenaban mis días con sus historias. Para aprender, nada mejor que estar a pie de calle.… Leer más