DĂ©ficit de cuquismo

Aunque escribo esto vistiendo un precioso jersey mostaza, tengo una (a veces) preocupante obsesiĂłn por el color rosa. Desde el melocotĂłn hasta el malva, acepto cualquier tonalidad.
Yo lo achaco a un dĂ©ficit de «cuquismo» sufrido durante mi infancia que ahora brota en forma de jersĂ©is, camisetas y pañuelos rosa por doquier. No lo puedo evitar, mi mano frustra en el Ășltimo momento cualquier intento de elegir otra tonalidad.

Se podrĂ­a atribuir a algĂșn trauma infantil. Lo corroboro. De pequeña se me negĂł el rosa. Y no solo eso, sino que no se me asigno ningĂșn otro color.

Me explico: … Leer más