Cosas rotas

La Toscana

La persiana de mi habitación está rota. Se me rompió hace casi año y medio. No se baja, pero no me importa. Me gusta dormir con luz, seguramente por eso continúa así, sin arreglar. Pocas veces se arreglan las cosas si no se tiene prisa por tenerlas bien. ¿Para qué?

Es curioso como se borran los recuerdos cuando no nos interesan. Podríamos pensar que es por supervivencia, pero a veces sería más fácil sobrevivir guardando bien fresco ese recuerdo. Son esos juegos de nuestra mente que me tienen siempre fascinada.
Una lluviosa tarde de domingo de mediados de marzo se juntaron dos almas rotas en esa misma habitación. Con tristeza me pregunté como se podrían arreglar. Y poco tiempo después, con alegría, aparté ese recuerdo en el último cajón de mi memoria porque creía que ya no importaba.

Hace poco y sin previo aviso se me rompió la ilusión en mil pedazos. No me lo esperaba porque no tenía grietas, o eso pensaba yo. Quedaron todos los trozos desparramados por el suelo y me encontraron con pocas ganas de recogerlos. Y de todos los rincones (diría de la Nada, pero … Leer más

Finales

Formentera

“¿Qué hace esta en Tenerife?. ¿No había vuelto ya de vacaciones?”

Las redes sociales tienen eso, te unen a gente que puede no estar para nada unida a ti. Conoces sus vidas como si se trataran de celebrities, con la gran diferencia de que, al no ser perseguidas por los paparazzi, todo lo que ves y conoces es bonito y perfecto. La gente se levanta estupenda, tiene la piel bronceada todo el año y come siempre unos platazos riquísimos y sin engordar.
Y claro, entre tanta foto cuqui y tanto post interesante, siempre encuentras alguna persona a quien coges simpatía. La mía es imigrante, glamourosa, sin pelos en la lengua y escritora. Vivía en la Barceloneta con su pareja y una preciosa gata negra. Seguramente la escogí porque nunca he vivido fuera de mi país, callo algunas cosas que debería decir, tengo un blog que voy abandonando de vez en cuando,  y a los gatitos de mi vida los veo menos de lo que me gustaría. O sea,  porque cumple con mis carencias me inspira.

Pues si. Hoy, leyendo su blog, he visto que se ha ido a Tenerife. … Leer más

Maldita autocensura…

playa de la Mar Bella

Hace tiempo que no escribo publico nada. Y me sabe mal cada vez que encuentro a alguien y me dice: ¿ya no escribes? ¡Escribe! Me gustaba… Escribir, escribo, lo prometo. Justo ahora mismo acabo de eliminar 13 borradores que tenía pendientes de publicar; algunos por estar caducados, algunos por inacabados y algunos porque no me atrevo a publicarlos. Si, si, …tal cual lo lees, me autocensuro, que ya es el colmo. Incluso haría gracia si no fuera triste.

Seguro que por aquí he hablado alguna vez del programa Catfish. (Por si alguno anda perdido, que lo dudo, va de gente que se conoce a través de Internet, normalmente Facebook, y se enamoran pero nunca se llegan a ver. Uno de los dos se cansa de que el otro le dé largas y llama al programa para que investigue si la otra persona es quien dice ser, o no.)  Desde que eliminaron MTV que pienso que tengo que buscar los capítulos por Internet. Soy #muyfan de ese programa y sería buenísima trabajando allí porque soy una crack detectando cosas. De verdad, aunque la mayoría de las veces disimule, lo … Leer más

Rutinas

días grises de sol

Vi que empezaba a ser preocupante cuando me di cuenta de que las últimas imágenes del carrete de mi iphone eran todo amaneceres y puestas de sol des del tren.
No sé si es gracias a la edad, pero cada vez valoro más el tiempo. Me refiero al tiempo de calidad, ese que guarda las alegrías, las pasiones, las sorpresas… Los que vienen con copas de vino o con subidas de telón. Y claro, ver que no había imágenes de ese tiempo en mi móvil podría ser porque: 1) disfruto tanto de mi tiempo de calidad que no malgasto segundos en inmortalizarlo -cosa poco probable aunque debería ser así- o 2) no me queda tiempo para ese “tiempo” -una de las peores cosas de la vida cuando gozas de salud-.

caminos

A veces no te das cuenta y te estás dejando llevar por la inercia de las semanas, como si fuéramos ratones, rodando y rodando… Los días se pierden entre trenes y tuppers, intentando robarle al Tiempo algunos minutos para poder llenar la nevera y poca cosa más.
Yo lo tengo muy marcado. Cada mañana, al salir del metro, me encuentro … Leer más

Estos son mis placeres, ¿y los tuyos?

desayuno, croisant

desayuno, croisant

Dicen que la Felicidad no es un destino sino disfrutar del camino. Y si, lo dicen mucho, sobre todo ahora que las frases inspiracionales son un must de cualquier perfil que se precie en cualquier red social. Pero lo que no sé es si también lo pensamos o si, al menos, lo practicamos.

Pensamos en lo que haremos cuando llegue Navidad, o en las vacaciones de Semana Santa. Queremos la primavera y, cuando por fin llega, ya estamos pidiendo el verano. Pensamos en lo que haremos en agosto. Esperamos ansiosos el fin de semana. Parece que todo lo que hacemos es esperar a que llegue algo y no damos la importancia que se merece el placer que estamos disfrutando en el momento presente.

Si, ya se que los pequeños placeres no son tan grandes como las vacaciones de verano, pero si aportamos consciencia al momento y le damos una atención plena, esos pequeños placeres sumados son más que el agosto tan soñado, que ya sabemos que a veces hace mucho calor, hay gente por todas partes, y si no hay huelga de controladores aéreos tiene números que se … Leer más