Tres pisos, Eshkol Nevo

Los mayores errores entre las personas ocurren porque una de las partes no tiene paciencia para esperar a que la otra parte madure.

De noche, me fascina pasear por la calle y verme rodeada de pequeñas ventanas de esos pisos que, poco a poco, van iluminándose. Cada ventana una vida (o unas cuantas). Con sus alegrĂ­as, sus retos, sus fracasos… Con enfados, esperanzas y desilusiones. Amor, desamor, caricias y discusiones. Somos tan pequeños y a la vez estamos tan llenos que imaginar tal intensidad en tan poco espacio, a veces abruma.

Esta fue la razĂłn principal de terminar con este … Leer más

Dolça introducció al caos, Marta Orriols

Li sembla que un pot agafar-se a les parets d’on ha estat feliç per provar d’esgarrapar una mica mĂ©s el pòsit que en queda, amb l’esperança de portar-la enganxada sota les ungles.

Cada vegada mĂ©s, vivim les nostres relacions sentimentals des del present. Des de l’”anar fent”. Del “ja veurem on ens portarà”. Deixem el futur per mĂ©s endavant i anem gaudint de l’un, de l’altre i d’aquest conjunt que a poc a poc es va formant. Sense adonar-nos-en massa, anem sumant vacances i compartint amistats. 

Però, què passa quan de cop el futur truca a la porta i et … Leer más

Ocho noches blancas, André Aciman

«No se me ocurrió pensar que las personas que irrumpen en tu vida pueden salir de ella con la misma facilidad en cuanto han terminado contigo, que alguien que entra en la sala de conciertos segundos antes de que empiece la música tal vez vuelva a levantarse de repente y molestar a todo el mundo al darse cuenta de que se ha sentado en la fila equivocada y no querer esperar al intermedio.»

Ocho noches blancas. Cada una de las noches que separan Noche Buena de Fin de año. 24 horas. Cada dĂ­a, durante una semana, para conocer a alguien. … Leer más

La vida mentirosa de los adultos, Elena Ferrante

«No había ningún problema, solo quería darme a entender que me echaba de menos y que mi ausencia lo hacía sufrir. A veces lo escenificaba tan bien que se me olvidaba no creerle»

«Dos años antes de irse de casa, mi padre le dijo a mi madre que yo era muy fea». Así empieza La vida mentirosa de los adultos, de Elena Ferrante. La primera frase del libro ya nos avisa que, aunque todo parezca perfecto, estamos a punto de vivir un terremoto que derribará todas las estructuras.

A lo largo de casi 400 páginas, Giovanna -la hija de una … Leer más