Tres pisos, Eshkol Nevo

Los mayores errores entre las personas ocurren porque una de las partes no tiene paciencia para esperar a que la otra parte madure.

De noche, me fascina pasear por la calle y verme rodeada de peque├▒as ventanas de esos pisos que, poco a poco, van ilumin├índose. Cada ventana una vida (o unas cuantas). Con sus alegr├şas, sus retos, sus fracasos… Con enfados, esperanzas y desilusiones. Amor, desamor, caricias y discusiones. Somos tan peque├▒os y a la vez estamos tan llenos que imaginar tal intensidad en tan poco espacio, a veces abruma.

Esta fue la raz├│n principal de terminar con este … Leer más

Ocho noches blancas, Andr├ę Aciman

┬źNo se me ocurri├│ pensar que las personas que irrumpen en tu vida pueden salir de ella con la misma facilidad en cuanto han terminado contigo, que alguien que entra en la sala de conciertos segundos antes de que empiece la m├║sica tal vez vuelva a levantarse de repente y molestar a todo el mundo al darse cuenta de que se ha sentado en la fila equivocada y no querer esperar al intermedio.┬╗

Ocho noches blancas. Cada una de las noches que separan Noche Buena de Fin de a├▒o. 24 horas. Cada d├şa, durante una semana, para conocer a alguien. … Leer más

La vida mentirosa de los adultos, Elena Ferrante

┬źNo hab├şa ning├║n problema, solo quer├şa darme a entender que me echaba de menos y que mi ausencia lo hac├şa sufrir. A veces lo escenificaba tan bien que se me olvidaba no creerle┬╗

┬źDos a├▒os antes de irse de casa, mi padre le dijo a mi madre que yo era muy fea┬╗. As├ş empieza La vida mentirosa de los adultos, de Elena Ferrante. La primera frase del libro ya nos avisa que, aunque todo parezca perfecto, estamos a punto de vivir un terremoto que derribar├í todas las estructuras.

A lo largo de casi 400 p├íginas, Giovanna -la hija de una … Leer más

Un amor, Sara Mesa

Un amor, Sara Mesa

┬źAl hacerse de noche es cuando cae el peso sobre ella, tan grande que tiene que sentarse para coger aliento.┬╗

Si existe una cosa que te hace empeque├▒ecer es sentir rid├şculo a tu dolor. Pensar que no vale. Que es inmerecido. Que, en comparaci├│n, no puede ser tanto. Que exageras… Pero tu sabes que est├í, lo notas. Y no lo dejas salir.

Y ese dolor se te mete en las entra├▒as. Y al crecer, no aumenta ni se expande. Va para dentro. Es como darle la vuelta a un calcet├şn creando un inmenso agujero negro en el vientre que se … Leer más