¿Quieres que las cosas importantes se pierdan por el camino?

Me gusta la verdad, aunque duela. Creo que a la larga siempre acaba siendo mejor. A veces adelanta lágrimas que seguro que hubieran terminado llegando. Por eso, cuando piden mi opinión y sobretodo si es gente a la que quiero, voy soltando dosis de realidades como si fueran platillos de degustación. Si, sé que maridadas con un buen vino tinto entrarían mejor, y a veces me falla eso, que en seco cuestan un poco de tragar. Prometo ir mejorando.

Todo eso viene a que llevo 5 días de inputs emocionales de todo tipo en las redes sociales. Y el último fue tal que me animó a escribir este post.
Esta vez no me ha pedido nadie mi opinión, lo sé, pero me apetece hacer una reflexión para quien la quiera leer, porque el tema da para mucho. Esta reflexión no va a ir muy endulzada, lo siento. Quien me conoce sabe que yo digo las cosas tal cual. Si alguien se ofende espero que me disculpe, no es mi intención.

Ayer leí un tweet muy visceral de una persona enfadada y dolida mandando (supuestamente) un mensaje de enfado (entiendo) a … Leer más