• Thoughts

    Falta de empatĂ­a

    En clase, la mayorĂ­a de alumnos tenĂ­amos un sentimiento entre respeto excesivo y miedo hacia nuestro profesor de ciencias sociales. Los pocos que sentĂ­an cierto agrado seguramente era por su parecido razonable con el actor Tom Selleck. Es imposible que Magnum caiga mal a nadie. De sus clases, de su trato, lo peor era el dĂ­a de la entrega de exámenes. SeguĂ­a siempre un ritual de entrega por llamamiento, ordenado por nota, de menos a más (rĂ­ete tĂş de la LOPD). No hacĂ­a falta ni levantarte de tu mesa para conocer las notas de TODOS tus compañeros.Lo peor de todo era que, el examen con la nota más baja, doblado…

  • Other Stories

    La selecciĂłn natural…

    PasĂ© el verano del 94 haciendo un curso de mecanografĂ­a. No tuve opciĂłn. En mi Ă©poca extraescolaril pude elegir un sinfĂ­n de opciones: danza jazz, piano, cocina, manualidades… Pero la mecanografĂ­a fue innegociable. Como el inglĂ©s, of course. Creo que nada me ha servido igual; ni aprender a rebozar los libritos de lomo. Soy una hacha, de verdad. Una autĂ©ntica crack. Aunque tengo que revisar lo escrito, mis dedos vuelan. A veces, cuando tomo conciencia de ello llamo a mi madre para agradecerle ese aburridĂ­simo curso en el que no hice ni un amigo. Fue imposible. Sin un horario fijo, nunca coincidĂ­as con las mismas personas. Pero era igual. Te pasabas…

  • Other Stories

    Demasiado

    La pizzerĂ­a de mi barrio ya me ha confirmado que esta temporada no van a hacer su especial con higos porque dicen que no les sale a cuenta. Demasiado trabajo. De nada han servido mis alegatos sobre la subjetividad de tal adverbio. Para bien o para mal, y aunque a veces algo desequilibrada, la vida es una balanza y casi todo tiene un precio. Si hablamos de higos, lo tiene. Y yo estoy dispuestĂ­sima a pagarlo. Pero ni asĂ­. “Demasiado” es muy relativo. A mi siempre me sobra queso en la pasta y tengo un amigo para el que nunca es suficiente. Vic me parece muy lejos pero ya me…

  • Thoughts

    De libros y recuerdos…

    Semana arriba, semana abajo, ahora hace cuatro años que me volvĂ­ loca buscando una primera ediciĂłn (o reliquia similar) de “Notre Dame de ParĂ­s”, de VĂ­ctor Hugo, para regalar a la persona que estaba indagando, sin mucha gracia, sobre la mejor manera de terminar nuestra relaciĂłn. Digo “sin mucha gracia” porque al final terminĂ© encontrándola yo. La manera, no el libro. El libro por suerte ni apareciĂł. Gracias, destino. Nunca lo confesĂ©, creo que por ridiculez. Y me gusta pensar que Ă©l era un gran actor, aunque no. Este es un precioso ejemplo de cĂłmo de lejos estaba yo de aquel presente. Paseando por Barcelona he encontrado las paradas de…

  • Cozy Places

    Born

    Cierro los ojos e intento viajar en el tiempo, pero nada huele igual. Estoy desayunando en El Cafè del Born como hice infinitas veces en mi Ă©poca universitaria. Pero poco queda de ese cafĂ©. Mismo lugar, mismo nombre. TodavĂ­a conserva esas grandes puertas de entrada con su logo grabado. Pero aquĂ©l discreto color madera ha sido relegado por un llamativo azul marino. El brunch, los smoothies y las tostadas de aguacate han robado el sitio en la carta a los bocadillos de fuet. Da igual. Ya no como fuet. De la misma manera que ya no tomo leche. AquĂ­, mi desayuno ya no es mi desayuno. Yo ya no soy…