“YO SOY MÍA”

platja del trabucador

 

A mis 5 años, en un arrebato de amor propio me rebelé contra la autoridad familiar, mi madre. Harta de tanta imposición de la que la única destinataria era una servidora, decidí que de esa manera no se podía vivir. Me enfrenté a ella alegando que en esa casa todos me mandaban y que me negaba a estar en esas condiciones.

Ella, conocedora de todos mis miedos en forma de oscuridad y de  pequeños insectos escondidos en los rincones de las paredes de mi habitación  que solamente yo era capaz de ver, abrió la puerta mostrándome toda la negrura de una calle de noche, fría y desierta, y me invitó a abandonar tal sufrimiento.
Por sorpresa para ella, partí con lo puesto. Tal situación insostenible no podía alargarse el tiempo de hacer la maleta.

Mi aventura finalizó antes de llegar a cruzar la primera calle. Mi señora madre, con su gran don de “dar la vuelta a la tortilla”, me perdonó tal desfachatez y me aceptó nuevamente en el hogar. No recuerdo cómo me convenció pero desde ese día establecí mi mantra “yo soy mía”.

Living apart together

” Romántico: del fr. romantique. … 3. adj. Sentimental, generoso y soñador.” R.A.E.

Antes de empezar a escribir este post, y en vistas de que alguno va a tacharme de poco (o nada) romántica, quería asegurarme de cuáles son los atributos, según la RAE, de las personas románticas. Y visto que cumplo los tres, podemos decir que lo que sigue no es consecuencia de mi falta de romanticismo sino de mi (puede que) exceso de practicidad.

“Practicidad: 1.f. Cualidad de práctico (que piensa o actúa ajustándose a la realidad).” R.A.E.

relaciones 2.0

Siempre que leo la frase Living apart together pienso en Woody Allen y Mía Farrow separados por unas preciosas vistas de Central Park. No sé si fueron ellos los que inventaron el concepto y a la vista está su resultado, pero en mi mente las dos imágenes están unidas y seguramente por eso creo que esta manera de vivir tiene cierto aire de egoísmo y de falta de compromiso; porque me imagino a Woody (dejadme tutearlo) tocando tranquilamente el clarinete en su ático del Upper East Side mientras Mia se pelea con zapatos por el suelo, discusiones infantiles y paellas … Leer más

Aquellas cosas dichas y por decir…

 

Me gusta rodearme de personas creativas, las que le dan vueltas a las cosas, las que buscan soluciones, las que inventan, las valientes, las que comparten, las que te hacen pensar. Y disfruto mucho conversando con ellas.
El otro día un compañero me contó su nuevo proyecto de startup que (supongo que) pronto saldrá al mercado.

Parc de la Ciutadella

Es el ABC de los negocios que un producto o servicio tiene que cubrir una necesidad. (Ya se encarga el Marketing de crearnos esa necesidad). Lo que pretende satisfacer este proyecto en cuestión es “la necesidad de expresar sentimientos y emociones” y lo hará a través de una aplicación para el móvil. Y dirás… “pero esto se puede hacer con cualquier aplicación de mensajería…”. Si y no. Te explico:

Cuando este compañero fue padre se encontró con la necesidad de decirle a su hija todo lo que estaba sintiendo en ese momento. Ilusión, miedo, un amor incondicional… De ahí le salió la idea de crear una app que fuera una especie de diario donde le contaba a su hija sentimientos y vivencias compartidas (palabras, imágenes, vídeos) para que no se quedaran … Leer más

Malos consejos

Hace poco di uno de los peores consejos que se pueden dar: aquellos que no se piden. Creo que hay una frase inspiracional/motivacional que habla sobre este tema; pero por lo que vi, ni sé quien la dijo ni la recuerdo muy bien.

Allí estaba yo, en medio de una agradable comida, cuando, después de un comentario que me sorprendió un poco, me calcé las botas de Robin Hood y decidí (en un maldito momento) que tenía que ir al rescate del más débil que, dicho sea de paso, era la otra parte.

Puede que sea porque soy muy mía y nunca me ha gustado que me digan lo que tengo que hacer, pero me pone nerviosa las personas que quieren condicionar actos de los demás por miedos propios. Cuando te relacionas con personas buenas lo normal es que hagan buenos actos, y que los intentemos evitar porque empiezan a salir nuestros fantasmas y nuestros demonios me parece incongruente. Sé que es difícil confiar cuando llegas con un corazón lleno de moratones, pero me entristece que queramos evitar que la otra persona actúe de la manera que lo haría como … Leer más

El maldito efecto mariposa

nonamirona

El Efecto Mariposa, la Caja de Pandora, la Teoría del Caos, el efecto bola de nieve… son conceptos que siempre me han asustado y maravillado a partes iguales. ¿Cómo puede ser que algo pequeño (incluso a veces minúsculo) pueda llegar a producir tal caos?

Me asusta porque me siento cómoda teniendo las cosas controladas. Tengo mis desórdenes muy ordenados; estudio actos con sus posibles efectos, contemplo todas las variables, analizo situaciones con  resultados… y todo eso, a mi ritmo.
Y me maravilla supongo que por lo mismo. Al perder el control de la situación tienes que pensar y actuar a la vez, y el chute de adrenalina te hace sentir algo diferente. Por estadística, la mitad de las veces va a terminar mal, pero incluso así, puedes sentirte orgulloso de una buena reacción. Puede que a veces fueran cosas que ya tenían que pasar, solo que se han adelantado.

Lo que ya no me gusta tanto es cuando el inicio de tal erupción de efectos y consecuencias no viene de los actos de uno mismo. Acepto inventos, descuidos, cagadas e actos inconscientes siempre que salgan de mí. Bueno, creo que … Leer más