A veces no es tu tren

San Francisco

Uno de mis secretos poco confesables es que tengo la costumbre de leer todo lo que pasa por delante de mi vista referente a psicología y crecimiento personal… Y digo poco confesable porque no solo leo libros (que también) sino que no me pierdo ni un post de blogs mal escritos, que lo que dicen a veces no se coge ni por los pelos… Y la cosa no termina aquí porque, normalmente, si me son favorables les hago caso.

Hace poco leí uno de esos que daba cuatro leyes  básicas de supervivencia emocional.  Y, entre muchas ideas recurrentes, hablaban del poder de las señales y la intuición. Yo soy una persona con mucha intuición, demasiada para las pocas veces que le hago caso, y pensé que por dejarme llevar por las señales durante un día tampoco era un sacrificio extremo.

Todas las señales apuntaron que no debía coger el tren de siempre.
Salí de casa unos minutos antes que de costumbre pero no importó demasiado. Cogí todos los semáforos en rojo, no encontré ningún hueco para aparcar en las tres calles dónde a esas horas siempre sobran y, cómo colofón, … Leer más