¡Qué difícil es perder a veces!

é questa la vita che sogniavi

He pasado una semana un poco agobiante. Demasiadas preocupaciones importantes en la cabeza me han dejado un par de días semi ko. Por suerte me acordé del gran consejo de un amigo: “de los problemas o te ocupas o te desocupas, pero no te preocupas porque no solucionas nada”. Y con esto he recuperado mi manía de las listas con prioridades, ocupándome de unas y desocupándome de otras… Ya llegará su momento.

A un día de que se solucione una de las primeras prioridades, y mientras tenía a Louise ya más alegre y ronroneando encima mío, me ha dado por pensar. Todavía no me siento del todo bien porque me quedan otras ocupaciones, y algunas desocupaciones por ocuparme, y me he puesto a reflexionar sobre sentirse feliz.

Recuerdo hace un tiempo, un día que estaba en el tren compartiendo asientos con dos madres y un niño. Hablando de sus hijos, las madres se dieron cuenta que los dos niños tenían problemas para aceptar la frustración. (Por lo que he estado escuchando por ahí, casi todos los niños de hoy en día tienen ese mismo problema). Me hizo gracia que una … Leer más