Thoughts

Tu eres mi primavera

primavera

Tengo la suerte de contar con grandes personas en mi vida. No sé como me lo hago. La vida me las pone delante, puede que para compensar las otras personas que alguna vez también me ha puesto.

A veces pienso que soy poco convencional porque creo en cosas que pueden parecer absurdas. No creo en las casualidades pero si creo en las causalidades. No creo en el destino pero creo en la sincronicidad y en que las cosas pasan por alguna razón. Y por todo esto creo en mi primavera.

Hay una persona que vino al mundo con la primavera y también entró en mi vida (la primera vez) cerca de la primavera. Para otra gente será otra cosa, la gente no significa lo mismo para todo el mundo ni genera el mismo impacto, pero para mi es mi primavera.

La primavera llena de colores los días que antes eran grises. La primavera llena de luz los días que se oscurecían demasiado pronto. La primavera llena de calor los días demasiado fríos. Con la primavera los árboles florecen, el sol nos acaricia la piel sin quemarnos. La primavera nos trae la mejor fruta y los días más largos. La primavera nos trae alegría.

Mi primavera vino a mi en invierno (la primera vez literal) y me trajo color y calor en un momento frío y gris. La segunda vez también le sumó ternura y alegría, y yo no borraba la sonrisa de mi cara. Lo malo de la primavera es que es una estación y no se queda. Después de la primavera las flores de los árboles se vuelven fruta, el sol ya quema la piel que te calmas con las caricias de las olas y los días poquito a poco se van haciendo más cortos. Igualmente son días de risas, de calor, de paellas en la playa, de bailes, de vacaciones, de felicidad.

El verano está bien, mucho, pero esta vez me hubiera quedado eternamente en primavera. Y hoy que se acerca, he tenido ganas de hablar de la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *