Books

Un amor, Sara Mesa

Un amor, Sara Mesa

“Al hacerse de noche es cuando cae el peso sobre ella, tan grande que tiene que sentarse para coger aliento.”

Si existe una cosa que te hace empequeñecer es sentir ridículo a tu dolor. Pensar que no vale. Que es inmerecido. Que, en comparación, no puede ser tanto. Que exageras… Pero tu sabes que está, lo notas. Y no lo dejas salir.

Y ese dolor se te mete en las entrañas. Y al crecer, no aumenta ni se expande. Va para dentro. Es como darle la vuelta a un calcetín creando un inmenso agujero negro en el vientre que se alimenta de ti. Te absorbe hasta generar un abismo de miedos, dudas e inseguridades. Ese dolor callado va llenando poco a poco de toxinas todo tu ser.

Un amor, de Sara Mesa, empieza como una bocanada de aire seco y denso. Sin humedad que alivie el movimiento y permita fluir las situaciones.
Nat, una traductora con la voluntad de cambiar de vida, elige hacerlo en un pueblo donde parece que nada puede nacer. Esa sequedad en el ambiente, que encontramos también en el trato que dispensan sus habitantes, la va aprisionando en su interior. En todas las palabras que no se atreve a decir. En los límites que permite cruzar.

La relación con algunos de sus habitantes irán mermando su seguridad y autoestima: Píter -el hippie-, Andreas -el alemán-, un casero que la ningunea y un perro que no se deja querer.

¡Menudo viaje! Qué gran capacidad tiene Sara para no aflojar en ningún momento esa claustrofobia que nos acompaña a lo largo de las páginas. Para mantener esa contención en el punto justo antes de explotar. Para prolongar un agobio que te obliga a leer la historia de una sentada.

¡Qué maravilla de libro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *